Category Archives:Noticias

feb. 15.

Una cena en las alturas

Pilar De Pedro

Le Chalet: cena a 2.100 metros, cocina de calidad con  productos del territorio y vuelta en taxi-retrac bajo las estrellas. Seguro que hay unanimidad si digo que esa cena nos pareció a todos los socios espectacular por muchos motivos. En estos momentos, Les Angles cuenta una de las propuestas de aprés-ski más interesantes del Pirineo. El mérito es de Jean Parent y Helene Biar, que viven en el valle desde hace años y son propietarios de Le Chalet, un restaurante de altitud que apuesta por una cocina muy cuidada, elaborada con productos locales de gran calidad: como  la Cote de Beauf —el chuletón a la brasa—, las patatas del Capcir o los vinos del Rosselló.

Hablo con los responsables de turismo de la estación Antonio Martín y Helene Biar —previa ayuda de Merche de Hériz como traductora— para saber algo más sobre el establecimiento. Entre otras cosas, nos cuentan que la carne tan sabrosa que hemos probado la compran directamente a un granjero, que cría sus propias vacas en la montaña, sin intermediarios. Y es que se consideran un establecimiento bio-sostenible, reciclan todos los residuos que generan, y Helene es la propia responsable de la ambientación del local, que cuenta con detalles como los asientos fabricados aprovechando piezas de retracs, o una magnífica mesa de madera de dimensiones colosales en la planta superior, sin junturas porque está hecha con una única pieza de árbol.

Pues eso, la cena en Le Chalet fue espectacular por muchos motivos, y uno de peso fue el trayecto nocturno de vuelta, un descenso por pistas  subidos en la caja de un retrac bajo un cielo casi despejado cuajado de estrellas, respirando el aire frío, alborozados como niños. Los detalles los pone Keith Kirwen en su artículo The Magic Night.

Fue mi primera retrac nocturna y espero que no la última, pero dejadme acabar con  tres curiosidades sobre ese restaurante de altitud, descubiertas esa noche: uno, los propietarios deben utilizar el telecabina de Pellerins para aprovisionar  su despensa; dos, han comprobado que los platos de pescado no triunfan en la carta; y tres, cuando acaba la jornada y cierra el restaurante, regresan a casa en motos de nieve. Impresionante. ¡Espero que tengáis una gran temporada y que nos volvamos a ver pronto!