d26848fe-044b-43b6-8e9f-029f056a905a
mar. 20.

Candanchú, un paseo entre la nubes

Y llegó la nieve. Y llegó Candanchú 2019, nuestro queridísimo y anhelado Encuentro Nacional. Esta vez fuera de tierras catalanas, y de todos los lados de la península se acercaron como siempre deseosos de compartir periodismo y esquí decenas de socios  del mejor club del mundo (hasta de Rusia). Un fin de semana tormentoso pero plagado de sensaciones cordiales e inmejorable marco invernal de febrero. Una vez más esta gran familia que nos destaca por buen compañerismo hizo posible un encuentro de gustos, cenas, nieve y muchas sonrisas. Muchas gracias a los que pudieron, y muchas también a los que lo intentaron. Gracias SCiJ. Hasta el año que viene.

 

feb. 15.

Una cena en las alturas

Pilar De Pedro

Le Chalet: cena a 2.100 metros, cocina de calidad con  productos del territorio y vuelta en taxi-retrac bajo las estrellas. Seguro que hay unanimidad si digo que esa cena nos pareció a todos los socios espectacular por muchos motivos. En estos momentos, Les Angles cuenta una de las propuestas de aprés-ski más interesantes del Pirineo. El mérito es de Jean Parent y Helene Biar, que viven en el valle desde hace años y son propietarios de Le Chalet, un restaurante de altitud que apuesta por una cocina muy cuidada, elaborada con productos locales de gran calidad: como  la Cote de Beauf —el chuletón a la brasa—, las patatas del Capcir o los vinos del Rosselló.

Hablo con los responsables de turismo de la estación Antonio Martín y Helene Biar —previa ayuda de Merche de Hériz como traductora— para saber algo más sobre el establecimiento. Entre otras cosas, nos cuentan que la carne tan sabrosa que hemos probado la compran directamente a un granjero, que cría sus propias vacas en la montaña, sin intermediarios. Y es que se consideran un establecimiento bio-sostenible, reciclan todos los residuos que generan, y Helene es la propia responsable de la ambientación del local, que cuenta con detalles como los asientos fabricados aprovechando piezas de retracs, o una magnífica mesa de madera de dimensiones colosales en la planta superior, sin junturas porque está hecha con una única pieza de árbol.

Pues eso, la cena en Le Chalet fue espectacular por muchos motivos, y uno de peso fue el trayecto nocturno de vuelta, un descenso por pistas  subidos en la caja de un retrac bajo un cielo casi despejado cuajado de estrellas, respirando el aire frío, alborozados como niños. Los detalles los pone Keith Kirwen en su artículo The Magic Night.

Fue mi primera retrac nocturna y espero que no la última, pero dejadme acabar con  tres curiosidades sobre ese restaurante de altitud, descubiertas esa noche: uno, los propietarios deben utilizar el telecabina de Pellerins para aprovisionar  su despensa; dos, han comprobado que los platos de pescado no triunfan en la carta; y tres, cuando acaba la jornada y cierra el restaurante, regresan a casa en motos de nieve. Impresionante. ¡Espero que tengáis una gran temporada y que nos volvamos a ver pronto!

IMG_6905
gen. 26.

Les Angles: la culpa siempre es de la nieve

2018 será recordado como el año de la nieve. Esta última semana ha caído blanco para aburrir, hasta cuatro y cinco veces he contado verlas venir del cielo, sobre todo de noche, con lo que la práctica del esquí ha sido y está siendo una delicia absoluta y sin paliativos. Este año sí, tenemos nieve para todos. El Encuentro Nacional, celebrado en la fantástica panorámica que ofrece Les Angles – Le Village Station, en la Cerdanya francesa, ha sido de altura, tanto en los preparativos como en la dedicación de los técnicos de la propia estación, una exquisitez donde las haya. Así da gusto dormir a pierna suelta aunque nos pongan camas estrechas, desayunar entre algodones aunque con lactosa, deslizarse por una estación de cerca de 80 km. y un desnivel de 800 metros, hacer fotografías de la Cerdanya de punta a punta, comer en las fantásticas barbacoas, predicar con una cervecita fresquita o cenar delicioso vino en un restaurante de madera y una retrac de transporte de lujo. Vaya club este, amigos. Qué fantásticos cuatro días (y qué noches, aprovechando el techno del Garorock Festival). Qué gente. Un pueblecito a pie de pistas de tan solo 600 habitantes abierto día y noche a todo aquel que desee perderse. Y vaya estación. No se le puede pedir más a este enero. Muchas gracias, amigos de Les Angles. Por vuestra culpa, volveremos.

 

Sibèria
Boí-Taüll2017
IMG_2027